¿Cómo gestionar los pensamientos rumiantes?

¿Cómo gestionar los pensamientos rumiantes?
  • Post originalmente publicado el 07 11 2011 ¿Ya has observado un perro siguiendo una pista?
  • Parece que no hay nada más importante para él en ese momento: está concentrado, rastreando aquel olor que le tiene loco. No sabe adónde lo lleva, pero va para allá con determinación.

    Esto es un poco lo que te pasa cuando te pierdes en tus pensamientos. Al principio, piensas en algo anodino y, siguiéndole la pista, el pensamiento se ramifica y puedes terminar dándole vueltas a algo totalmente diferente.

    Esta comparación, entre el perro olfateando y nuestra forma de pensar, la hizo Eckhart Tolle, autor del maravilloso Poder del ahora. En este libro, nos explica cómo funciona nuestra mente y cómo hacer para que poco a poco podamos liberarnos de su actividad frenética.

    En unas líneas, te doy las claves. Antes que nada, una reflexión:

    ¿cómo es que no puedo impedir un pensamiento si soy la dueña de mi mente? ¿Cómo es que a veces no estoy de acuerdo con la voz interior si se supone que soy yo? 

    Te propongo contemplar una forma de ver las cosas que te puede ser útil a la hora de detener el sufrimiento mental. Por un momento, permítete sentir cómo sería estar de acuerdo con la siguiente propuesta:

    No soy lo que pienso. No soy la voz interior. Soy mucho más que eso. Lo que digo/pienso y lo que hago es lo que se puede mejorar ; lo que soy es perfecto de por sí. Mi forma de pensar es sólo un producto, un resultado de todas las vivencias que me han tocado hasta ahora. Refleja las conclusiones que he sacado sobre la vida, pero no soy yo. 

    Desde esta posibilidad de disociarse de lo que una piensa, nace la libertad de no escuchar los pensamientos. Más adelante, con práctica, podrás rebajar el ruido mental y tener momentos de paz.

    ¿Cómo proceder?

    Lo primero es darte cuenta de que estás rumiando y acto seguido tomar consciencia del daño que te estás haciendo. Una forma obvia de medir las consecuencias es observar cómo responde tu cuerpo a esos pensamientos: ¿tu corazón late rápido? ¿tienes un nudo en el estómago? ¿tu garganta está seca?, ¿tienes los hombros caídos y poca energía?, ¿ganas de llorar? ¿te duele la cabeza? ¿no puedes dormir?

    Si quieres dejar esos síntomas atrás, tengo una buena noticia para ti: desde el momento en el que eres consciente de lo que te pasa, puedes abrir otra puerta.

    Desde la consciencia, se crea una nueva opción: OBSERVAR.

    Ya que no eres tú la que habla en tu cabeza, párate un minuto, da un paso atrás mentalmente y mira cómo se expresan tus miedos, frustraciones, etc: ¿qué tipo de frases suenan?, ¿con qué tono?, ¿qué volumen?. Observa y acepta los pensamientos sin juzgarlos.

    Luego vamos a distraernos, retirando el foco de atención de allí. Vamos a retomar contacto con el PRESENTE.

    Empieza por fijarte en algo que se está dando aquí y ahora: sonidos de la calle, movimientos a tu alrededor, el aire entrando y saliendo mientras respiras, el peso de tu cuerpo sobre la silla o el sofá donde te encuentras. Concéntrate en las percepciones (lo que perciben tus 5 sentidos), lo que es puramente físico.

    Lo más probable es que te surgen pensamientos mientras lo estés haciendo: no pasa nada. Deja que pasen; no les sigas la pista. Deja tu mente “hablar”; no le respondas. En cuanto hayan desaparecido, vuelve a concentrarte en tus percepciones.

    Una buena forma de hacer el vacío en tu cabeza es diciéndote: Me pregunto qué va a ser mi siguiente pensamiento. Y te quedas así, a ver qué pasa. Tendrás unos segundos de nada. Esa nada es la paz mental   

    Al principio, la paz dura poco! Es un deporte nuevo que estás practicando por lo que es normal que no llegues a lo que deseas a la primera. Ten paciencia y vuelve a sentir tu cuerpo, una y otra vez.

    Una cosa importante: sobre todo, no te enfades contigo misma por las interferencias de tu mente. Ella tiene una intención positiva al intentar hacerte “reflexionar” sobre un tema. Cree que te está haciendo un favor, por eso, no nos enfadamos con ella, pero no entramos en su juego.

    Si quieres profundizar, lee el libro de Tolle. Es genial. Se puede hacer de poco a poco: está hecho en formato de preguntas-respuestas.

    Si los pensamientos están afectando tu calidad de vida, contáctame

    Un abrazo!

    Anne

    Coach PNL & Formadora en Habilidades Sociales.

    annebaurain@mac.com

    +34 600 325 357

    Al usar esta página web, aceptas nuestro uso de cookies. Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia y para ayudar a que nuestra página funcione de manera efectiva.

    Cookie Settings

    We use cookies to improve user experience. Choose what cookie categories you allow us to use. You can read more about our Cookie Policy by clicking on Cookie Policy below.

    These cookies enable strictly necessary cookies for security, language support and verification of identity. These cookies can’t be disabled.

    These cookies collect data to remember choices users make to improve and give a better user experience. Disabling can cause some parts of the site to not work properly.

    These cookies help us to understand how visitors interact with our website, help us measure and analyze traffic to improve our service.

    These cookies help us to better deliver marketing content and customized ads.